Uno de los principales valores de Clínica Dental Romeo es mantener informado al paciente por y para la salud y trabajar en la prevención.

Todo esto lo adaptamos a cada paciente. Te mostramos las ocho reglas de oro para mantener una buena higiene bucal.

  1. Cepíllate siguiendo estas intrucciones: con movimientos cortos, suaves y elípticos, sin presionar en exceso para proteger la encía. No te olvides de los dientes posteriores y las zonas que rodean los dientes. Acuérdate también de la lengua. Es importante cepillarla de atrás a hacia delante para acabar con las bacterias productoras de mal olor. Este proceso es la forma ideal de lavarse los dientes.

  2. La frecuencia del cepillado es clave: se recomienda hacerlo entre 2 y 3 veces al día, después de cada comida. La ajetreada rutina diaria y comer fuera de casa pueden afectar a este hábito. Ponte como regla cepillarte como mínimo 2 veces, prevaleciendo la noche, ya que es el cepillado más importante del día.

  3. Renueva tu cepillo. Debes cambiar tu cepillo de dientes cada 3 meses, ya que con el paso del tiempo las cerdas pierden resistencia y efectividad para llegar a las áreas más difíciles de alcanzar alrededor de los dientes. Ojo: es de vital importancia sustituirlo después de un resfriado o infección bucal.
  4. Examina tus encías. El sangrado de las encías es una de las primeros signos de los problemas gingivales. Pide cita para revisarlas con tu dentista.
  5. Haz buen uso del hilo dental. Añádelo en tu rutina de cepillado, ya que previene la formación de caries interdentales y elimina la acumulación de placa bacteriana. Recomendamos utilizarlo al menos 1 vez al día.
  6. Acaba el proceso de cepillado con un enjuage bucal. Introduce un colutorio como hábito a la hora de lavarte los dientes, ya que puedes eliminar hasta 3,5 veces más de placa.
  7. Concierta una cita con tu dentista. Estamos mal acostumbrados a visitar al dentista solo cuando sentimos dolos, molestias… o cuando los problemas bucodentales son evidentes. No esperes a sentir estos síntomas y visita nuestra clínica, al menos, dos veces al año para prevenir enfermedades como la gingivitis o la periodontitis.
  8. Hazte una limpieza dental al año. Te recomendamos que te hagas una limpieza profunda todos los años para eliminar manchas y sarro, responsables de enfermedades periodontales y la consecuente pérdida de piezas dentales.

Nuestros especialistas