Las consecuencias de no reponer una pieza dental perdida

Hay muchas razones por las que se pueden perder una o varias piezas dentales a lo largo de nuestra vida, como una enfermedad, una insuficiente higiene bucodental, caries, un traumatismo, un tratamiento dental inconcluso.

Sea cual sea la razón, es bastante sencillo y habitual que se pierda una pieza dental o varias, y como resultado de ello, las consecuencias estéticas que acarrea en la parte frontal de la dentadura, por no reponer una pieza dental perdida.

Muchas personas optan en la mayoría de los casos, por no reemplazar las piezas perdidas, dejando los huecos dentales menos visibles y no son conscientes de los riesgos que eso supone para su salud.

En la actualidad esto tiene una solución sencilla.  Sin embargo, bien porque consideran un gasto elevado o bien por miedo al dentista, eligen por no reponer la pieza perdida, pudiendo provocar numerosos problemas bucodentales que resultan dañinos para nuestra salud.
Reponer piezas

¿Cuales son las consecuencias de no reponer una pieza dental perdida?

Al no reponer a tiempo una pieza dental perdida puede tener las siguientes consecuencias:

  1. Movimientos dentales: los dientes contiguos a la pieza perdida, tienden a moverse y a ocupar el hueco libre, provocando contactos con otras piezas dentales que pueden producir fracturas, caries, sangrados o inflamación en las encías.
  2. Dificultades en la masticación: los dientes que ejercen el mayor peso a la hora de masticar son los molares y premolares, son esenciales para una mordida equilibrada, y la consecuencia de la falta de una pieza es que el resto deberán trabajar más, sobrecargando el resto de los dientes y ocasionando desgastes y molestos dolores.
  3. Problemas digestivos: la pérdida de alguna pieza dental, altera el patrón de masticación y eso puede provocar problemas digestivos.
  4. Pérdida ósea: el hueso que sujeta el diente perdido, con el paso del tiempo, llegará a atrofiase debido al desuso y derivará en tratamientos dentales más largos, costosos y dolorosos.
  5. Dificultad de pronunciación: la ausencia de algún diente puede afectar a la pronunciación de algunas palabras, puesto que hay muchas letras para las que necesitamos los dientes para pronunciar correctamente.
Pieza perdida