La salud bucal de tus hijos

Son muchas las preguntas que se hacen los padres a la hora de cuidar la salud bucal de sus hijos.
La salud bucal de tus hijos hay que prevenirla desde que son bebés, limpiando los dientes con un paño (tipo gasa) limpio y suave o con cepillos de dientes para bebés, también existen dedales de silicona especiales para bebes.
Cuando van creciendo, los niños cambian la alimentación y aumentan los alimentos, por ello, es muy importante prevenir posibles problemas bucales.

Algunos hábitos perjudiciales para la salud infantil


De bebés, es muy habitual que los padres impregnen el chupete en azúcar o cualquier otro líquido azucarado, un hábito a eliminar, para prevenir la caries que puede afectar a los primeros dientes de leche.


Biberon

Evitar que los bebés duerman con el biberón es otro hábito a eliminar, puesto que la leche contiene azúcar y durante muchas horas permanece en la boca, pudiendo causar desgaste en los dientes de leche, además de incrementar el riesgo de caries. (Las llamadas caries del biberón).

Abusar del uso del chupete también podría tener riesgos para la salud bucal, como malformación, posición dental, etc. La asociación Española de Pediatría recomienda quitar el chupete a la edad de un año.

El hábito de chuparse el dedo, puede afectar al correcto desarrollo de los huesos maxilares, provocar mala oclusión o a la posición de los dientes permanentes.




Cuando tus hijos ya empiecen a tener dientes es necesario cepillarlos al menos 3 veces al día para eliminar restos de comida y prevenir la caries. El momento más perjudicial para la salud bucodental es antes de irse a cama.
Es necesario utilizar la pasta de dientes específica y adecuada para cada edad, puesto que el flúor en niños pequeños previene la aparición de caries, pero ha de ser usada dentro de los límites adecuados. Se recomienda usar pasta de dientes infantil hasta los seis años.

Por supuesto, el consumo de golosinas y dulces a diario junto con los zumos envasados o refrescos azucarados son un de los hábitos más perjudiciales, pues favorecen la aparición de caries, además de ocasionar problemas derivados como la caída de piezas, dolor, rotura, etc.

Es importante darle un buen ejemplo a tus hijos, así, al cuidar de sus propios dientes el niño recibirá el mensaje de que la salud bucal es algo importante. Todo lo que haga de la higiene dental una tarea divertida, como cepillarse los dientes junto con tus hijos o permitirles elegir sus propios cepillos dentales, fomenta una higiene bucal eficaz y estable en el tiempo.

Habitos perjudiciales


Finalmente, no acudir a las revisiones del dentista también favorece a que los problemas dentales no se detecten a tiempo. Es muy bueno establecer una rutina de higiene dental y acompañar a tus hijos, porque invertimos en salud.