Consejos para tener una sonrisa bonita y sana

La salud bucodental y la alimentación son fundamentales para tener una boca sana y lucir una bonita sonrisa.
Una dieta baja en sal, azúcar y grasas, y alta en verduras y frutas reduce las enfermedades bucodentales y ayuda a una buena salud en general.
Se piensa que comer bien es sinónimo de comer mucho, de forma errónea, pues es comer de manera equilibrada.

La Asociación Dental Americana (ADA) nos advierte “Si se consumen demasiados refrescos azucarados, zumos de frutas endulzados y aperitivos con grasas saturadas, se puede correr el riesgo de sufrir caries dental. La caries dental es la enfermedad infantil crónica más común, pero se puede prevenir.” También nos avisa de que si la dieta carece de ciertos nutrientes puede ser más difícil que los tejidos en la boca superen una infección bucal.

Como consecuencia de esto, puede contribuir a la enfermedad en las encías, llegando a la pérdida dental en los adultos. Muchos investigadores afirman que la enfermedad avanza de forma significativa y más rápida en personas con una mala alimentación.

Bebidas Azucaradas
Comida Sana

Además, nos resalta que para disfrutar de un cuerpo sano, de dientes y encías sanos, hay que pensar cuando nos disponemos a comer. “No es sólo lo que se come, sino cuándo se come. La diferencia la marcan los alimentos que se consumen fuera de las horas habituales de comida. Durante las comida se libera más saliva, ayudando a eliminar los alimentos de la boca y a reducir los efectos de los ácidos. Seguir siempre una dieta equilibrada y limitar lo máximo posible los tentempiés entre comidas.”


La Fundación Dental Española nos recomienda tener unos hábitos saludables desde temprana edad.

Desayuno SaludableN Aperitivos

Nos aconseja los siguiente:

  1. Tener en cuenta la cantidad de azúcar en las bebidas o alimentos, como las veces que se consumen al día, pues son perjudiciales para la salud dental.
  2. Bajar el consumo de productos azucarados y tomarlos solamente a las comidas.
  3. En los picoteos entre horas recurrir a frutas, yogur, queso o pan.
  4. La leche y el agua son las bebidas más saludables para nuestros dientes.
  5. Cuidado con los productos “bajos en azúcar” o “sin azúcar añadido”, en muchos casos, no significa que no lleven azúcar.
  6. No consumir bebidas azucaradas, refrescos o zumos. Si se consumirá excepcionalmente, siempre durante las comidas.
  7. La OMS nos recomienda no tomar más de 5 cucharaditas de azúcar al día.
  8. No abusar de los productos ácidos, como el vinagre, el vino, la cerveza, la gaseosa, la sidra, etc, puesto que es perjudicial para el esmalte dental.
  9. Cuidar el consumo de carbohidratos de baja calidad o refinados (no integrales).
  10. Cuidar la limpieza bucodental, cepillarse los dientes tras cada comida.