Consecuencias de las bebidas isotónicas en tus dientes

Un hábito muy frecuente tanto en adultos como en niños, es el consumo de bebidas isotónicas para hidratarse, sobre todo después de realizar cualquier tipo de ejercicio físico y así reponer líquidos y sales minerales rápidamente.

La publicidad y el patrocinio de eventos deportivos de este tipo de refrescos provocan que el consumo de bebidas energéticas se dispare en la sociedad con reclamos de “más vitalidad", "más concentración", "más rendimiento", etc., sin pensar en las consecuencias de la bebidas isotónicas en tus dientes y tu salud.

Este tipo de bebidas isotónicas contienen carbohidratos, minerales, agua y además ácido cítrico en altas cantidades, esto hace que tengan un PH muy bajo y un alto contenido de azúcares, que pueden afectar o dañar el esmalte dental y también causar caries.

Las consecuencias de las bebidas isotónicas en tus dientes pueden ser:

1.- El ácido cítrico ataca al esmalte de tus dientes, realizando una desmineralización del esmalte y después el desgaste.
2.- Son bebidas azucaradas, pensadas para reponer carbohidratos, no bebidas saludables. Por ello, pueden ser causa de aparición de caries en tus dientes, si te excedes en su consumo de forma diaria.
3.- Por su sabor dulce, los niños suelen acompañar sus comidas con este tipo de bebidas, produciendo serios problemas dentales y de salud, como sobrepeso u obesidad.


Beber Agua

Por todo ello, llegamos a la conclusión que las bebidas energéticas e isotónicas nos afectan a nuestra salud dental por su acidez y por su alto contenido de azúcares, comparable a los refrescos azucarados.

Nuestras recomendaciones
serían no consumir este tipo de bebidas entre comidas puesto que la saliva necesitas más o menos una hora para neutralizar los ácidos en tu boca y proteger a tus dientes, enjuagarte la boca con agua después de cualquier consumo de bebidas isotónicas o energéticas y, por último, cepillarse los dientes una hora después de haber tomado bebidas ácidas, para no potenciar la acción de los ácidos en tu boca.

Debemos evitar en la medida de lo posible este tipo de bebidas, utilizando el agua como la mejor solución para hidratarnos.