Dos estudios demuestran que el vapor de los e-cigarrillos es perjudicial para las encías y los dientes, tanto como el tabaco, dañando en particular la salud periodontal.

Los cigarrillos electrónicos, según algunos estudios, son productos que parecen ser menos perjudiciales que el tabaco. Esto no implica que su consumo diario no este exento de riesgos, pues es responsable de la muerte de numerosas células de mucosa oral, lo que nos lleva a un aumento del riesgo de infecciones, además de ser tan nocivo para las encías y los dientes como el tabaco.

Estos estudios basan su diagnostico en la explicación científica de que los e-cigarrillos no solo son vapor de agua, puesto que es necesario el calentamiento de la glicerina, el propilenglicol, la nicotina y los aromas contenidos en los líquidos de los cigarrillos electrónicos.

Posibles infecciones orales producidas por los e-cigarrillos

e cigarrilos

Se realizaron varios estudios que tenían por objeto analizar el posible efectos del vapor de los e-cigarrilos sobre las células epiteliares de la cavidad oral. El epitelio de la boca es la primera línea de defensa frente a las infecciones microbianas, que nos protege frente a distintos microorganismos que habitan el la cavidad oral.

Los resultados de estos estudios demostraron que la tasa de células muertas por la exposición al vapor de los e-cigarrillos era de un 18% en un día, 40% en dos días y 53% el tercer día.
Con estos datos los expertos concluyen que es preocupante el daño que se puede producir en la barrera defensiva de la boca, incrementando el riesgo de infecciones, de inflamaciones y de enfermedades periodontales, e incluso a largo plazo, incrementar el riesgo de cáncer.

Una de estas investigaciones confirma la total falta de inocuidad del vapor de los e-cigarrilos, en cuanto a la salud de nuestras encías y dientes, con un daño similar al del cigarrillo convencional. Los vapores de los e-cigarrilos cuando se queman, provocan que las células liberen proteínas inflamatorias que agravan el estrés celular y puede conllevar el desarrollo de enfermedades bucodentales y contribuir a la patogénesis de las enfermedades bucodentales.

Son muchas las preguntas que se hacen los padres a la hora de cuidar la salud bucal de sus hijos.
La salud bucal de tus hijos hay que prevenirla desde que son bebés, limpiando los dientes con un paño (tipo gasa) limpio y suave o con cepillos de dientes para bebés, también existen dedales de silicona especiales para bebes.
Cuando van creciendo, los niños cambian la alimentación y aumentan los alimentos, por ello, es muy importante prevenir posibles problemas bucales.

Algunos hábitos perjudiciales para la salud infantil


De bebés, es muy habitual que los padres impregnen el chupete en azúcar o cualquier otro líquido azucarado, un hábito a eliminar, para prevenir la caries que puede afectar a los primeros dientes de leche.


Biberon

Evitar que los bebés duerman con el biberón es otro hábito a eliminar, puesto que la leche contiene azúcar y durante muchas horas permanece en la boca, pudiendo causar desgaste en los dientes de leche, además de incrementar el riesgo de caries. (Las llamadas caries del biberón).

Abusar del uso del chupete también podría tener riesgos para la salud bucal, como malformación, posición dental, etc. La asociación Española de Pediatría recomienda quitar el chupete a la edad de un año.

El hábito de chuparse el dedo, puede afectar al correcto desarrollo de los huesos maxilares, provocar mala oclusión o a la posición de los dientes permanentes.




Cuando tus hijos ya empiecen a tener dientes es necesario cepillarlos al menos 3 veces al día para eliminar restos de comida y prevenir la caries. El momento más perjudicial para la salud bucodental es antes de irse a cama.
Es necesario utilizar la pasta de dientes específica y adecuada para cada edad, puesto que el flúor en niños pequeños previene la aparición de caries, pero ha de ser usada dentro de los límites adecuados. Se recomienda usar pasta de dientes infantil hasta los seis años.

Por supuesto, el consumo de golosinas y dulces a diario junto con los zumos envasados o refrescos azucarados son un de los hábitos más perjudiciales, pues favorecen la aparición de caries, además de ocasionar problemas derivados como la caída de piezas, dolor, rotura, etc.

Es importante darle un buen ejemplo a tus hijos, así, al cuidar de sus propios dientes el niño recibirá el mensaje de que la salud bucal es algo importante. Todo lo que haga de la higiene dental una tarea divertida, como cepillarse los dientes junto con tus hijos o permitirles elegir sus propios cepillos dentales, fomenta una higiene bucal eficaz y estable en el tiempo.

Habitos perjudiciales


Finalmente, no acudir a las revisiones del dentista también favorece a que los problemas dentales no se detecten a tiempo. Es muy bueno establecer una rutina de higiene dental y acompañar a tus hijos, porque invertimos en salud.

En estos últimos años el láser está cobrando un protagonismo especial en las consultas de odontología por su versatilidad, por su eficiencia y por las innovadoras aplicaciones terapéuticas que se pueden aplicar con él.

Existen dos tipos de láser a utilizar en odontología, el láser diodo y el de erbio.
El láser diodo se emplea para actuar sobre tejidos blandos, como encías o mucosas y el de erbio se emplea sobre tejidos duros, como dientes o huesos.

¿Qué es la Bioestimulación Láser?

Cada láser se diferencia por su haz de luz, tienen distintos efectos según la longitud de onda, por ello, algunos disipan el calor, otros penetran más y otros afectan más a según que tipo de tejidos por su contenido en agua y pigmentos que otros. La acción del láser es puntual y sumamente precisa.

La bioestimulación láser proporciona, según la aplicación y la dosis de luz láser aplicada de forma apropiada, un efecto estimulador que acelera y facilita la cicatrización, mejora el postoperatorio en la cirugías y disminuye la sensibilidad dental.

Una gran ventaja de la cirugía láser es la excelente respuesta de los tejidos, ya que se disminuye la inflamación y el riesgo de infección, además de que los pacientes tratados con láser no sienten dolor.

Bioestimulacion Laser 2


Usos del láser:

En la cirugía periodontal permite reducir los microorganismos en la bolsas periodontales, disminuir su inflación y eliminar el epitelio del interior de las mismas, también favoreciendo la cicatrización y menguando la hipersensibilidad dental.

Se puede utilizar para eliminar cicatrices (muy bueno por su actividad cauterizante, facilitando la cicatrización), verrugas y lesiones de la piel o de las mucosas.

También nos podemos beneficiar en el tratamiento de las lesiones de los dientes por caries, disminuir el dolor orofacial y reduciendo el dolor muscular al estimular la producción de endógenos.

La bioestimulación con láser nos ayuda a estimular el proceso de osteointegración en la colocación de implantes dentales, reduciendo el dolor originado por el movimiento de los dientes.

El láser no tiene ningún tipo de efecto secundario o nocivo para la salud.

Su utilidad en Odontología disminuyendo el riesgo de inflación, el control del dolor, la sensibilidad dentaria y la estimulación de la células que reparan las agresiones por cirugía o traumatismos, es fundamental.

La onicofagia es el término médico que define el trastorno de morderse las uñas y las pieles alrededor de los dedos cuando estamos nerviosos o tenemos ansiedad.
Es un hábito que afecta tanto a niños (45%) como adultos (10%), por ello, es importante conocer las principales causas y las consecuencias de morderse las uñas, en especial para nuestra salud buco dental.

Causas conocidas de la onicofagia

El hábito nocivo de morderse las uñas suele empezar a temprana edad, sobre los 4 a 6 años y puede acarrear graves problemas y afecciones negativas en nuestra salud oral.
La principal causa de morderse las uñas es el estado de ansiedad, de nerviosismo, de angustia, de agresividad y de obsesión según los psicólogos.
Dichos estados psicológicos pueden desencadenar de forma inconsciente el hábito de morderse las uñas durante períodos de dificultad familiar, laboral, escolar, etc, provocando en los afectados un estado de calmante, de alerta o mantenerse despiertos.

Consecuencias producidas por la onicofagia

El acto de morderse la uñas y las pieles alrededor de los dedos excesivamente puede producir dolor y heridas. Pero los dedos no son los únicos afectados, podemos contraer cualquier tipo de enfermedad, puesto que bajo las uñas hay gran número de gérmenes y bacterias que se llevan a la boca provocando malestar digestivo y pueden afectar a nuestra salud dental.

Como consecuencia de morderse la uñas nos encontramos con una serie de afecciones a nivel estético en las manos, pero también en la boca (labios, dientes, encías, etc), pudiendo llegar a alterar la forma de los dientes. Produciendo un desgaste o estrés en los dientes, por la dureza de las uñas, que podría resultar en rotura en algunos casos, sobre todo de los incisivos o la pérdida de dientes.

La onicofagia causa estrés en la encías, puesto que se corre el riesgo de que trozos de uñas afecten a las encías, provocando enfermedades periodontales como gingivitis o periodontitis, además también pueden originar trastornos en la articulación mandibular.

Morder las uas


Después de ver las consecuencias y afecciones negativas de morderse las uñas, los afectados por la onicofagia deben pedir ayuda a profesionales para acabar con este hábito y acudir a un dentista para tratar cualquier afectación en su dentadura.

Un hábito muy frecuente tanto en adultos como en niños, es el consumo de bebidas isotónicas para hidratarse, sobre todo después de realizar cualquier tipo de ejercicio físico y así reponer líquidos y sales minerales rápidamente.

La publicidad y el patrocinio de eventos deportivos de este tipo de refrescos provocan que el consumo de bebidas energéticas se dispare en la sociedad con reclamos de “más vitalidad", "más concentración", "más rendimiento", etc., sin pensar en las consecuencias de la bebidas isotónicas en tus dientes y tu salud.

Este tipo de bebidas isotónicas contienen carbohidratos, minerales, agua y además ácido cítrico en altas cantidades, esto hace que tengan un PH muy bajo y un alto contenido de azúcares, que pueden afectar o dañar el esmalte dental y también causar caries.

Las consecuencias de las bebidas isotónicas en tus dientes pueden ser:

1.- El ácido cítrico ataca al esmalte de tus dientes, realizando una desmineralización del esmalte y después el desgaste.
2.- Son bebidas azucaradas, pensadas para reponer carbohidratos, no bebidas saludables. Por ello, pueden ser causa de aparición de caries en tus dientes, si te excedes en su consumo de forma diaria.
3.- Por su sabor dulce, los niños suelen acompañar sus comidas con este tipo de bebidas, produciendo serios problemas dentales y de salud, como sobrepeso u obesidad.


Beber Agua

Por todo ello, llegamos a la conclusión que las bebidas energéticas e isotónicas nos afectan a nuestra salud dental por su acidez y por su alto contenido de azúcares, comparable a los refrescos azucarados.

Nuestras recomendaciones
serían no consumir este tipo de bebidas entre comidas puesto que la saliva necesitas más o menos una hora para neutralizar los ácidos en tu boca y proteger a tus dientes, enjuagarte la boca con agua después de cualquier consumo de bebidas isotónicas o energéticas y, por último, cepillarse los dientes una hora después de haber tomado bebidas ácidas, para no potenciar la acción de los ácidos en tu boca.

Debemos evitar en la medida de lo posible este tipo de bebidas, utilizando el agua como la mejor solución para hidratarnos.