Chuches Navideños

La Navidad es época de celebraciones con familiares y amigos acompañadas de comidasLa Navidad es época de celebraciones con familiares y amigos acompañadas de comidasy cenas que finalizan con largas sobremesas llenas de dulces.Por el aumento del consumo de productos con niveles altos de azúcar, es muy importanteextremar la prevención y cuidado de la salud bucodental, para no sufrir las consecuenciasde estos excesos en estas fechas.Muchos pacientes acuden a la consulta después de la Navidad por problemas dentales ycaries, derivados el excesivo consumo de azúcares y una inadecuada rutina de higienedental.

Consejos para cuidar la salud dental

  • Después de cada ingesta de comida es necesario cepillarse los dientes, como mínimo 2 minutos y, al menos, tres veces al día.

  • Restringir el consumo de turrón. En preferencia el duro al blando, pues es duro es en su mayoría de almendra, con un porcentaje más bajo de azúcar. Con respecto al turrón de chocolate, mejor el negro, por encima del 70% de cacao, pues posee propiedades antioxidantes.

  • No consumir golosinas pegajosas, pueden crear problemas de inflamación de encías ni dulces duros pueden fracturar los dientes o destrozar emplastes.

  • No consumir bebidas carbonatas y zumos ácidos, pues descalcifican el esmalte de los dientes y provocan un desgaste prematuro.

  • Limitar el consumo de bebidas azucaradas. Los productos denominados light o sin azúcar, es posible que contengan, fructosa , glucosa o otros azúcares, que son dañinos para los dientes.

  • Cuidado con el alcohol. Es recomendable consumir bebidas sin azúcar y sin alcohol, y mejor vino tinto al blanco, pues es más agresivo con el esmalte de los dientes.

  • Evitar en lo posible los cambios bruscos de temperatura de los alimentos que vamos a ingerir, pues el contraste de temperatura provocan aumento en la sensibilidad de los dientes y las encías.

  • No fumar. El tabaco perjudica la salud en general y es un enemigo de nuestra salud dental.

  • Aumentar el consumo de calcio, proteínas y vitaminas A, C, D, pues nos ayudan a reforzar los dientes.

  • Acudir al dentista si notas algún problema en la boca o en los dientes. Se recomienda una revisión obligatoria al menos al año, como medida de prevención.


Turrón duro

Beneficios TeVerde

El Té Verde es una de las bebidas más saludables, por ser un potente diurético, que ayuda a la pérdida de peso, pero también ayuda a proteger tu salud bucodental.
El consumo habitual es muy bueno para nuestro organismo, cuida de la salud del corazón, pues tiene un efecto positivo en la prevención de la tensión arterial alta y las enfermedades cardiovasculares.

El Té Verde es un gran aliado para fortalecer nuestros dientes y encías, ayudándonos a mantenerlos mas sanos.
Los beneficios del Té Verde se obtienen de las catequinas, pues tienen un gran poder antioxidante y antibacteriano.

Beneficios del Té Verde para nuestra salud bucodental

  • Menos caries.
    Por su poder antioxidante, evita la inflamación, elimina las bacterias, previene la formación de sarro en los dientes y reduce la acidez de la saliva.

  • Encías más sanas.
    Las catequinas que contiene el Té Verde ayudan al cuidado de las encías, gracias a su alto poder antioxidante, evitando la aparición de enfermedades periodontales.

  • Mejora el mal aliento.
    El mal aliento o halitosis se debe a la acción de ciertas bacterias que crecen en la parte trasera y los bordes de la lengua. Por su efecto antibacteriano, el Té Verde ayuda a combatir el mal aliento y brinda un aporte vitamínico.

  • Protege el esmalte.
    El Té Verde no erosiona el esmalte, por lo que es una alternativa mucho más saludable que los refrescos. Además, ayuda a evitar la sensibilidad dental.

Se recomienda no añadir azúcar a la infusión, no abusar en su consumo y por supuesto, después de beber cualquier bebida, es fundamental el cepillado correcto de los dientes y una limpieza bucal de forma cuidadosa.

Datos importantes, facilitados por el Consejo General de Dentistas, que debes saber:
  • La OMS, en el 2030, calcula que se llegará a 23 millones de muertes al año provocadas por enfermedades cardiovasculares.
  • Las personas que tienen enfermedades periodontales tiene entre un 25% y un 50% más de posibilidades de desarrollar patologías cardiovasculares.
  • Para un detección precoz de determinadas enfermedades bucodentales se recomiendan revisiones periódicas al dentista y así, evitar el riesgo cardiovascular.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en el mundo.


Revision Dental2
En la actualidad, casi 18 millones de personas mueren cada año por patologías cardiovasculares y la Organización Mundial de la Salud prevee que seguirá en aumento los próximos años. Por todo esto, llevar un estilo de vida más saludable, una dieta rica en verduras y frutas, hacer ejercicio físico y eliminar hábitos nocivos como es alcohol y el tabaco, ayudarán a prevenir muchas de estas muertes.

Estudios recientes llevados a cabo por la Organización Colegial y la Fundación Dental Española revelan que los pacientes que sufren enfermedades en las encías tienen más probabilidad de padecer patologías cardiovasculares, por eso el Consejo General de Dentistas nos recuerda que la salud bucodental está directamente relacionada con la salud cardiovascular.


Esto es debido a la gran cantidad de bacterias que existen en la boca, bajo la encía y que pueden estar en la sangre, afectando al organismo, aumentando el nivel de inflamación de todo el cuerpo. En España, alrededor de 8 millones de personas padecen enfermedades periodontales, como la gingivitis, de los cuales 2 millones de ellos la acusan de una forma grave.

Todos estos datos nos ponen de manifiesto la importancia de visitar al dentista periódicamente, para que nos puedan diagnosticar y tratar la posibles patologías bucodentales que puedan derivar e incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Además de fomentar hábitos de vida saludables, evitando así enfermedades bucodentales y como consecuencia también las posibles enfermedades cardiovasculares.

La salud bucodental y la alimentación son fundamentales para tener una boca sana y lucir una bonita sonrisa.
Una dieta baja en sal, azúcar y grasas, y alta en verduras y frutas reduce las enfermedades bucodentales y ayuda a una buena salud en general.
Se piensa que comer bien es sinónimo de comer mucho, de forma errónea, pues es comer de manera equilibrada.

La Asociación Dental Americana (ADA) nos advierte “Si se consumen demasiados refrescos azucarados, zumos de frutas endulzados y aperitivos con grasas saturadas, se puede correr el riesgo de sufrir caries dental. La caries dental es la enfermedad infantil crónica más común, pero se puede prevenir.” También nos avisa de que si la dieta carece de ciertos nutrientes puede ser más difícil que los tejidos en la boca superen una infección bucal.

Como consecuencia de esto, puede contribuir a la enfermedad en las encías, llegando a la pérdida dental en los adultos. Muchos investigadores afirman que la enfermedad avanza de forma significativa y más rápida en personas con una mala alimentación.

Bebidas Azucaradas
Comida Sana

Además, nos resalta que para disfrutar de un cuerpo sano, de dientes y encías sanos, hay que pensar cuando nos disponemos a comer. “No es sólo lo que se come, sino cuándo se come. La diferencia la marcan los alimentos que se consumen fuera de las horas habituales de comida. Durante las comida se libera más saliva, ayudando a eliminar los alimentos de la boca y a reducir los efectos de los ácidos. Seguir siempre una dieta equilibrada y limitar lo máximo posible los tentempiés entre comidas.”


La Fundación Dental Española nos recomienda tener unos hábitos saludables desde temprana edad.

Desayuno SaludableN Aperitivos

Nos aconseja los siguiente:

  1. Tener en cuenta la cantidad de azúcar en las bebidas o alimentos, como las veces que se consumen al día, pues son perjudiciales para la salud dental.
  2. Bajar el consumo de productos azucarados y tomarlos solamente a las comidas.
  3. En los picoteos entre horas recurrir a frutas, yogur, queso o pan.
  4. La leche y el agua son las bebidas más saludables para nuestros dientes.
  5. Cuidado con los productos “bajos en azúcar” o “sin azúcar añadido”, en muchos casos, no significa que no lleven azúcar.
  6. No consumir bebidas azucaradas, refrescos o zumos. Si se consumirá excepcionalmente, siempre durante las comidas.
  7. La OMS nos recomienda no tomar más de 5 cucharaditas de azúcar al día.
  8. No abusar de los productos ácidos, como el vinagre, el vino, la cerveza, la gaseosa, la sidra, etc, puesto que es perjudicial para el esmalte dental.
  9. Cuidar el consumo de carbohidratos de baja calidad o refinados (no integrales).
  10. Cuidar la limpieza bucodental, cepillarse los dientes tras cada comida.

Hay muchas razones por las que se pueden perder una o varias piezas dentales a lo largo de nuestra vida, como una enfermedad, una insuficiente higiene bucodental, caries, un traumatismo, un tratamiento dental inconcluso.

Sea cual sea la razón, es bastante sencillo y habitual que se pierda una pieza dental o varias, y como resultado de ello, las consecuencias estéticas que acarrea en la parte frontal de la dentadura, por no reponer una pieza dental perdida.

Muchas personas optan en la mayoría de los casos, por no reemplazar las piezas perdidas, dejando los huecos dentales menos visibles y no son conscientes de los riesgos que eso supone para su salud.

En la actualidad esto tiene una solución sencilla.  Sin embargo, bien porque consideran un gasto elevado o bien por miedo al dentista, eligen por no reponer la pieza perdida, pudiendo provocar numerosos problemas bucodentales que resultan dañinos para nuestra salud.
Reponer piezas

¿Cuales son las consecuencias de no reponer una pieza dental perdida?

Al no reponer a tiempo una pieza dental perdida puede tener las siguientes consecuencias:

  1. Movimientos dentales: los dientes contiguos a la pieza perdida, tienden a moverse y a ocupar el hueco libre, provocando contactos con otras piezas dentales que pueden producir fracturas, caries, sangrados o inflamación en las encías.
  2. Dificultades en la masticación: los dientes que ejercen el mayor peso a la hora de masticar son los molares y premolares, son esenciales para una mordida equilibrada, y la consecuencia de la falta de una pieza es que el resto deberán trabajar más, sobrecargando el resto de los dientes y ocasionando desgastes y molestos dolores.
  3. Problemas digestivos: la pérdida de alguna pieza dental, altera el patrón de masticación y eso puede provocar problemas digestivos.
  4. Pérdida ósea: el hueso que sujeta el diente perdido, con el paso del tiempo, llegará a atrofiase debido al desuso y derivará en tratamientos dentales más largos, costosos y dolorosos.
  5. Dificultad de pronunciación: la ausencia de algún diente puede afectar a la pronunciación de algunas palabras, puesto que hay muchas letras para las que necesitamos los dientes para pronunciar correctamente.
Pieza perdida